Las razones que demuestran que el multitasking no existe para el cerebro

Trabajadora estresada por la multitarea

Estamos en la era de la multitarea. Pero, partamos de una primera reflexión, ¿realmente existe el multitasking? ¿Qué dicen los científicos sobre el tema? ¿Es capaz nuestro cerebro de llevar a cabo dos tareas a la vez? En este artículo hemos analizado estas cuestiones para ver si realmente la multitarea nos hace más productivos o es mejor concatenar tareas una detrás de la otra.

¿Qué es la multitarea o el multitasking?

Empecemos definiendo lo que consideramos como multitarea. El multitasking es la capacidad de afrontar dos o más tareas al mismo tiempo de forma eficaz.

Esta definición de partida es todo un mito ya que los estudios demuestran que nuestro cerebro no puede realizar dos actividades a la vez. El cambio de tarea depende de la función ejecutiva del cerebro que decide a qué estímulos debemos prestar atención.

En realidad, lo que podemos hacer es acometer una sola tarea de forma efectiva cada vez. Es cierto que con el pensamiento difuso podemos llevar a cabo algunas tareas al mismo tiempo, pero solo las llamadas tareas automáticas como el hecho de andar o conducir mientras escuchamos un podcast, por ejemplo. Sin embargo, no podemos simultanear dos tareas de trabajo de forma eficaz porque nuestro cerebro no está programado para la multitarea. Lo que hacemos en realidad es interrumpir una actividad para realizar otra y más tarde volver a la anterior.

Imaginemos que estamos en una videollamada y queremos mandar un mail. Seguramente lo podamos hacer, pero el rato que hemos estado redactado el mail hemos desviado nuestra atención a esa redacción y hemos dejado de atender a lo que se decía en la reunión, aunque creamos que no nos hemos perdido nada.

Y esto se ha demostrado científicamente. Paul E. Dulz, profesor de la Universidad de Vanderbilt en Tennesse usó la resonancia magnética para demostrar que el cerebro humano no puede enfrentar más de una tarea al mismo tiempo, salvo en el caso de las tareas automáticas (de las que hablábamos antes).

Otro investigador de la Universidad de Utah, David Strayer, realizó una prueba en la que varios alumnos usaban un simulador de conducción mientras tenían que resolver retos de lógica y matemáticas. El resultado fue que solo dos de cada cien personas pudieron superar la prueba.

Así que, si realmente crees que estás resolviendo varias tareas a la vez, lamentamos comunicarte que no es así… lo que estás haciendo es combinar tareas y pasar rápidamente de una actividad a la otra, pero no estás realizándolas simultáneamente. ¡A una de ellas no le estás prestando la atención suficiente!

Trabajador simultaneando tareas
Trabajador simultaneando tareas

Los inconvenientes de lo que creías que era el multitasking

Pierdes densidad cerebral

Un estudio de la Universidad de Sussex demostró que las personas que intentan realizar de manera habitual varias tareas a la vez muestran una menor densidad cerebral en la corteza cingulada anterior, un área responsable de la empatía y el control cognitivo y emocional.

Eres menos eficiente

Si estamos dedicándole esfuerzo a varias cosas a la vez nos encontramos en un modo de pensamiento simultáneo que no es nada práctico, aunque en un principio nos parezca que así ganaremos tiempo. El cerebro no puede filtrar todo lo que estás haciendo y distinguir qué es urgente o qué es importante.

Te concentras menos

Si nuestro cerebro está respondiendo de forma automática a varios estímulos tendemos a perder la atención. Según un estudio de la Universidad de California, necesitamos al menos 23 minutos para concentrarnos en una nueva tarea.

Te crea ansiedad

Con el multitasking generamos cortisol, la hormona del estrés, así que al estar pendiente de muchas cosas a la vez y no poder resolverlas es muy fácil que caigamos en la ansiedad.

Afecta a tu creatividad

El modo de pensamiento difuso, el que deja la mente libre para que asocie ideas y cree nuevas cosas es incompatible con la multitarea.

La tecnología lo agrava

Cada segundo nos enfrentamos a nuevos estímulos informativos que nos llegan a través de los distintos dispositivos como el ordenador, el teléfono o la tablet. Por el móvil nos llegan decenas de notificaciones que interrumpen nuestra concentración constantemente.

La edad lo empeora

Con la edad aumenta el tiempo que necesitamos para pasar de una tarea a otra. Por ello, lo mejor es asumir una tarea, concentrarnos plenamente en ella y después asumir la siguiente.

Cometes más errores

Si tenemos nuestra atención dividida en varias cosas tenemos más probabilidades de descuidar alguna de ellas. De hecho, algunas investigaciones corroboran que cuando realizamos varias cosas a la vez disminuye nuestro coeficiente intelectual.

Perderás más tiempo

Las personas multitask tienden a procrastinar porque se acostumbran a realizar actividades más cortas y huyen de las que requieren más tiempo de dedicación.

Rendirás menos

También se ha demostrado científicamente que el estar acometiendo varias tareas a la vez nos hace más lentos que si las concatenamos, de manera que el multitasking afecta directamente a nuestro rendimiento.

Todo esto demuestra que nuestro cerebro no gestiona bien la multitarea y que es mucho mejor planificarse las tareas de forma secuencial.

Recuerda que en Tiewellness podemos ayudarte a implementar programas de bienestar laboral que mejoren el rendimiento de tu plantilla.