Por qué dar un paseo por el bosque nos desestresa

Hombre dándose un baño de bosque

Entramos en una zona arbolada y, de repente, respiramos hondo, pisamos la hojarasca, escuchamos a los pájaros y sentimos un frescor en la cara… Todas estas sensaciones nos devuelven una sensación de bienestar indescriptible… ¿Pero sabes por qué la Naturaleza nos hace sentir tan bien?

Dar un paseo por el bosque nos puede relajar, curar e incluso rejuvenecer. Y uno de los culpables de esta terapia tan simple es un organismo tan diminuto que ni siquiera lo podemos apreciar a simple vista. Se trata de la bacteria Mycobacterium vaccae que vive oculta en la tierra de los bosques. ¡Te contamos las propiedades que tiene esta bacteria en nuestra salud!

La Mycobacterium vaccae es una especie no patogénica​ de la familia de las bacterias Mycobacteriaceae que tienen como hábitat el mismísimo suelo. Cuenta con unas propiedades inmunitarias que provocan que nos calmemos y nos desestresemos. Por ejemplo, esta bacteria es capaz de estimular que segreguemos serotonina, el químico de la felicidad.

Además de esta curiosa bacteria, los árboles y las plantas liberan una cantidad mayor de fitoncidas, compuestos volátiles antimicrobianos, descubiertas por el científico Boris Tokin que tienen altas propiedades inmunológicas.

Asimismo, el hecho de que el ser humano ha evolucionado durante siglos en ambientes naturales nos reconecta con nuestro origen y nos hace sentir bien.

Origen del Shinrin Yoku

Podemos decir que el bosque nos sana y los japoneses dan cuenta de ello, ya que llevan años practicando lo que ellos llaman Shinrin Yoku o baños de bosque, un paseo en el que se conecta profundamente con la Naturaleza, caminando despacio entre los árboles de bosques centenarios, agudizando los cinco sentidos. Aunque esa es una de las premisas fundamentales, que los bosques sean maduros.

El significado de Shinrin Yoku es “absorber la atmósfera del bosque”. La idea de adentrarse en la naturaleza de esta manera la tuvo la Agencia Forestal de Japón que se propuso llevar a la población urbana hacia los bosques para reducir sus altos niveles de estrés.

¿En qué consisten los baños de bosque?

El baño de bosque consiste en caminar despacio haciéndonos conscientes de nuestras pisadas, sentarnos en piedras o simplemente observar el entorno y disfrutar de los sonidos del entorno, sin prisa, deleitándonos en ellos.

Los puedes hacer individualmente o de forma guiada, los puedes hacer en familia o con un grupo de compañeros del trabajo.

Individualmente es una práctica más intimista, pero corres el peligro de desubicarte, por ello te aconsejamos que si vas a ir sin compañía, te descargues aplicaciones con GPS que marcan los senderos.

Se recomienda que la inmersión en el bosque dure al menos dos horas, aunque debemos caminar lentamente y no recorrer más de 2,5 kilómetros.

Se aconseja ir desprovisto de teléfono móvil o de llevarlo ponerlo en silencio, para que no tengamos interrupciones externas que nos impidan disfrutar plenamente de nuestra experiencia.

Cuando veamos un paraje que nos gusta, podemos parar y practicar la respiración consciente. Se trata de concentrarnos en el simple hecho de respirar y hacerlo de forma suave y pausada. Debemos realizar inspiraciones largas y poco profundas por la nariz y deja que el cuerpo se relaje.Después podemos llenar nuestros pulmones de aire y retenerlo unos segundos, dejando que nuestro vientre se relaje y se infle, mientras aflojamos los hombros. Y luego soltamos poco a poco ese aire.

Grupo disfrutando de un baño de bosque o Shinrin Yoku
Grupo disfrutando de un baño de bosque o Shinrin Yoku

Si seguimos nuestro paseo podemos probar a interactuar con el bosque tocando los árboles, las piedras, metiendo los pies en el río, oliendo las hojas… incluso podemos caminar descalzos para notar más la conexión con la tierra, pero siempre respetando el desarrollo de los elementos naturales. Y luego llega el momento de sentarnos y meditar, será cuando más nos integremos en el entorno, la máxima expresión del baño de bosque.

Cuando el baño de bosque es guiado los participantes se sientan alrededor de un círculo y comparten las vivencias que están experimentando para ponerlas en común. Incluso este es un buen momento para preparar una infusión con algunas de las plantas que el guía ha encontrado en el camino y celebrar una especie de ceremonia del té como hacen los japoneses, pioneros en los baños de bosque.

Beneficios de un paseo por el bosque

  • Caminar bajo la copa de los árboles activa nuestro sistema inmune, disminuye la frecuencia cardíaca y reduce la tensión arterial.
  • Abre las vías respiratorias y beneficia a las personas con alergia, rinitis o asma.
  • Protege nuestro corazón. Los doctores Miyazaki y Lee, de la Chiba University (Japón), descubrieron que entre las personas que formaron parte del estudio de los beneficios de los baños de bosque, la hormona cortisol descendió en un 12,4 %, y hubo un descenso en la media de infartos de un 5,8 %.
  • Por su parte, el doctor inmunólogo Qing Li, descubrió que al pasear por el bosque aumentan en nuestro organismo las células N.K. (Natural Killer), que son glóbulos blancos que luchan contra las infecciones.
  • Nos evade del ritmo acelerado de la ciudad y nos envuelve de la paz más absoluta que produce el adentrarse en un bosque.
  • Nos saca del sedentarismo y nos invita al deleite.
  • Mejora la calidad del sueño, siempre que se dé el paseo por la tarde.
  • Alivia el dolor. Un grupo de estudio liderado por el doctor Han de Corea investigó los efectos de un programa de terapia de bosque en personas con dolor crónico generalizado. Los resultados concluyeron que los participantes mostraron una mejora fisiológica a la vez que disminuyeron significativamente la sensación de dolor.
  • Mejora nuestra memoria. Según los estudios realizados por el doctor  Qing Li, los baños de Naturaleza habituales hicieron aumentar hasta en un 20% la memoria de los participantes.
  • Nos alarga la vida. Según el epidemiólogo del Institut de Salut Global de Barcelona (ISGlobal), Mark Nieuwenhuijsen, caminar por el bosque nos hace más longevos.
  • El bosque nos inspira. El paseo por el bosque es fuente de inspiración. Es más probable que se nos ocurran nuevas ideas cuando paseamos en silencio por un entorno natural que estando inmersos en el estrés diario.

 

¿Qué te parece? Son muchos beneficios y un plan al alcance de todos. ¿Te animas a darte un baño de bosque el próximo fin de semana? ¿Deseas organizar un Shinrin Yoku para disfrutar de sus múltiples beneficios con tus trabajadores? Nosotros te animamos a que lo pruebes sin lugar a dudas.

Y recuerda que en Tiewellness podemos ayudarte a organizar ésta y otras actividades con el fin de cohesionar equipos, así como implantar nuestro programa de Salud Corporativa para mejorar la salud y el bienestar físico, mental y emocional de tu plantilla.