Qué es la neuroseguridad laboral y cómo puede usarse para evitar accidentes laborales

La neurociencia al servicio de la prevención de riesgos laborales

¿Sabías que el 90% de los accidentes laborales ocurren por errores humanos? A pesar de que las empresas promuevan la seguridad de los trabajadores con las correspondientes medidas de prevención de riesgos, a diario se producen algunas grietas como que los trabajadores no hayan interiorizado bien la información sobre riesgos laborales. También influyen otras cuestiones personales y emocionales tales como que los empleados estén pasando por un momento complicado que les haga descuidar su atención.

Por eso muchas empresas ya están investigando cómo pueden prever estas situaciones a través del estudio del comportamiento humano. La neurociencia en este caso puede ayudar a las corporaciones a entender cómo funciona el cerebro y descubrir las habilidades cognitivas de cada trabajador. La neuroseguridad es una disciplina que analiza las fortalezas y debilidades de los trabajadores a la hora de exponerse a los riesgos laborales. Se trata de determinar cómo funciona el cerebro de los trabajadores en situaciones de riesgo laboral.

Solo tenemos que pensar que no todas las personas reaccionan de la misma manera ante una situación de peligro. La toma de decisiones depende de muchos factores como la personalidad de la persona. Hay personas que no ven peligro en cruzar un semáforo en rojo para peatón si ven que no pasan coches y otras personas no lo harían en su vida. Depende de lo tranquilo o inquieto que seas, de la prisa que tengas, de si eres paciente o no, y de la misma manera nos pasa cuando tomamos decisiones en el trabajo.

Pero, ¿cómo se pueden analizar estos asuntos? Estas cuestiones cognitivas se pueden evaluar con pruebas que miden nuestras neurocompetencias.

¿Y qué son las neurocompetencias?

Las neurocompetencias incluyen:

  • La atención
  • La memoria
  • La creatividad
  • La lectura dinámica
  • Saber escuchar
  • La toma de decisiones
  • La seguridad y confianza
  • La velocidad de aprendizaje
  • La capacidad de reacción
  • La tolerancia al estrés
  • El cociente intelectual
  • El pensamiento productivo (la capacidad para manipular datos, analizar y tomar decisiones)

La neurociencia también puede analizar el estado emocional del empleado y los factores que pueden alterarlo tales como el estrés, los problemas personales, etc.

Mediante el estudio de las neurocompetencias podremos saber cómo perciben los riesgos los trabajadores y cómo toman decisiones en cada situación. De esta manera se personaliza la prevención de riesgos laborales, puesto que cada individuo piensa, siente y actúa de una manera distinta.

Encefalogramas que analizan la carga mental que tiene en ese momento un trabajador.
Encefalogramas que analizan la carga mental que tiene un trabajador.

Herramientas que analizan las neurocompetencias

Existen algunas herramientas que permiten ver cómo se comporta el cerebro en tiempo real como por ejemplo los encefalogramas. Los encefalogramas pueden evaluar la carga mental que tiene en ese momento un trabajador. Esta prueba nos devuelve datos interesantísimos sobre cada una de las personas.

Hay estudios que utilizan otra técnica para detectar brechas de seguridad laboral, la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI).

Los ERPs, Enterprise Resource Planning o sistemas de planificación de recursos empresariales, también pueden ayudar a las empresas a interpretar datos interesantes como la productividad de sus empleados y el margen de errores que cometen.

Todo esto resulta interesante si tenemos en cuenta que el 35% de los accidentes son por problemas de neurocompetencias, un 19% ocurren por falta de conocimiento de las tareas, un 14% por falta de habilidad y destreza y un 12% por incapacidad física.

Las neurociencias ayudarán en un futuro a reducir la siniestralidad porque detectarán los problemas y la empresa podrá implementar cambios ante las amenazas descubiertas. Estos aspectos se examinarán mediante el método científico y se mejorarán notablemente los estándares de seguridad a corto plazo.

Dependiendo de toda la información que extraigamos de estas pruebas tendremos que personalizar los procesos de formación, ya que, por ejemplo, una persona que muestre problemas de atención tendrá que obtener una formación adecuada para que interiorice adecuadamente el conocimiento sobre prevención de riesgos laborales.

La neuroseguridad estudia todos estos aspectos que no vemos a simple vista, como las conductas, los estados emocionales, los valores y principios o la motivación de los trabajadores.

Estas medidas de neuroseguridad también se analizan en el rol de los líderes y son sustanciales los estudios de este tipo en trabajadores poliaccidentados para conocer las razones de por qué se están produciendo estos accidentes y lograr así que no se vuelvan a repetir.

Esto, que en este momento pueden sonar a ciencia ficción ya se está utilizando en muchas empresas a nivel mundial. Dentro de unos años la neuroseguridad ayudará a que las empresas se acerquen al objetivo “cero accidentes”.

Recuerda que en Tiewellness te ayudamos a proteger la salud y la seguridad de tus trabajadores con programas de salud personalizados.